Logotipo de reciclaje

DIA MUNDIAL DEL MEDIO AMBIENTE

5 de junio de 2022

El pasado domingo 5 de junio se conmemoró a nivel mundial el día del medio ambiente; efemérides que ha perdido significado para quienes han claudicado frente al proyecto civilizatorio dominante, caracterizado por una sociedad urbano-agro-industrial, cuyos criterios y bases culturales se encuentran colonizados al quedar inscritos en una lógica de producción y consumo. Sin embargo, tener presente el sentido del 5 de junio es cada vez más vigente para quienes sufren los crecientes procesos de deterioro socioambiental en diferentes rincones del planeta. Las voces de reclamo de que no tenemos nada que celebrar, no se han hecho esperar, por el hecho de seguir siendo testigos de cómo los intereses políticos y económicos están por encima del interés primordial de proteger la vida y el medio ambiente a escala global.

 

Para las educadoras y educadores ambientales del planeta, el 5 de junio de 2022, ha sido una fecha emblemática, en la medida que se han cumplido 50 años de la primera referencia concreta sobre la importancia de educar a la población en relación con el medio ambiente. Ello quedó asentado en la Declaración emitida en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre el Medio Ambiente Humano, celebrada en Estocolmo, Suecia en 1972, en cuyo Principio 19, se establece la necesidad de que exista una educación ambiental dirigida a todos los sectores de la sociedad.

 

En este marco, debemos reflexionar qué ha ocurrido desde hace medio siglo al interior de este campo de conocimientos, donde es posible identificar avances, posicionamientos, debates y proyectos que han sentado bases para que la educación ambiental tenga hoy en día una presencia relevante en diferentes espacios sociales e institucionales; pero también han sido 50 años en que las educadoras y educadores ambientales han tenido que luchar contracorriente, ante la cerrazón de dirigentes políticos, de inercias institucionales, ante su falta de reconocimiento social y político y ante la insistencia de que su nombre sea sustituido por otro con un enfoque altamente cuestionable.

 

La fecha sigue siendo importante, sin duda, pero será primordial que sigamos en una actitud autocrítica y propositiva de lo emprendido en estos 50 años en el campo de la educación ambiental, para que sus objetivos tengan un mayor sentido y significado en un momento de crisis permanente y vertiginosos cambios que demandan posturas claras y definiciones políticas firmes. Es un momento, en el que debemos continuar y acentuar la insistencia en que la educación ambiental requiere fortalecerse para estar a la altura de los enormes retos actuales, porque aún tiene mucho que hacer y mucho que decir para que este mundo sea mejor para todas y todos nosotros y para aquellos otros seres vivos con quienes compartimos este planeta.

 

Academia Nacional de Educación Ambiental (ANEA) 2021- 2022